Doñana. Reserva de la Biosfera

Doñana se inscribió como Reserva de la Biosfera en noviembre de 1980, en un principio con una superficie de 77.260 has., a las que posteriormente se le incorporó 54.251 has. más del Parque Nacional declarado en 1969 y sus zonas de protección, fruto de la ampliación de 1978.

En 1989, la Junta de Andalucía declara, a su vez, el Parque Natural Doñana, con parte de su superficie dentro de la Reserva de la Biosfera. En el año 2013, se amplía su territorio hasta alcanzar las 268.293,72 hectáreas mediante la Resolución de 18 de abril de 2013 de Parques Nacionales. Su enorme extensión permite dar cobijo a unos 200.000 ejemplares de distintas especies de aves acuáticas que desarrollan parte de su ciclo vital sobre estas marismas.

Podemos resumir como espacios básicos de esta Reserva dos zonas exclusivas. Por un lado, las marismas de la margen derecha del Río Guadalquivir y, por otro, los arenales que las envuelven, componiendo un conjunto que crea un medio de gran diversidad; pantanoso, árido y con un elevado repertorio de biodiversidad natural. Tiene un papel fundamental como humedal que lo coloca como relevante dentro de las rutas migratorias de un gran número de aves.

La otra parte por la que se consiguió la denominación de Reserva de la Biosfera concierne a la presencia de los hombres en el entorno y, en este sentido, cabe señalar que el proceso de colonización por parte de los seres humanos ha estado dominado desde un principio por un carácter extensivo y estacional, en el que se han venido desarrollando actividades como la ganadería, agricultura, pesca y más recientemente el turismo. En este marco económico, se coloca el conjunto de los actuales 12 municipios vinculados a la Reserva y a los espacios protegidos asociados, que presentan un fuerte dinamismo y dependen básicamente, como hemos dicho, de actividades como el turismo y la agricultura.

Este conjunto socio territorial se encuentra en estos momentos enfrascado en un proceso de reconversión basado en las disposiciones de su Plan de Desarrollo Sostenible, que es curiosamente el primero desarrollado con esa denominación en la Unión Europea.

Depende de todos los ciudadanos españoles mantener este ecosistema estable, conservar la variedad de paisajes que conforman Doñana, entre los que destacan el particular sistema de dunas en movimiento que se localizan entre la playa de Matalascañas y la propia desembocadura del río Guadalquivir. Un total de 25 km de playa virgen con arenas blancas y limpias, destacando la duna fósil del Asperillo que tiene nada menos que 30 metros de altura.

¿Qué son las Reservas de la Biosfera? Doñana

En España existen 48 espacios naturales catalogados como Reservas de la Biosfera que se encuentran integradas en la Red de Reservas de la Biosfera (RERB), cuyo papel para dar soporte a las acciones comunes y asegurar su funcionamiento en red es asumido por el Organismo Autónomo Parques Nacionales (OAPN), dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España.

Para distinguirlas del resto de espacios naturales protegidos, las Reservas de la Biosfera se definen como aquellos territorios cuyo objetivo principal es el de armonizar la conservación de la diversidad biológica y cultural y el desarrollo económico y social a través de la relación de las personas con la naturaleza.

Esta categoría se establece sobre zonas ecológicamente representativas o de valor único, tanto en ambientes terrestres, como costeros o marinos, en las cuales la integración de la población humana y sus actividades con la conservación son consideradas de vital importancia.

Por otro lado, las zonas que han conseguido catalogarse de esta manera se consideran lugares de experimentación y de estudio para el desarrollo sostenible, con lo que deben cumplir tres funciones básicas: por un lado y principalmente, la conservación de la biodiversidad y de los ecosistemas que contiene, por otro, el desarrollo de las poblaciones locales y, por último, cumplir una función logística de apoyo a la investigación, a la formación y a la comunicación.

En Andalucía se cuenta con 9 Reservas de la Biosfera; Sierra de Grazalema, Sierras de Cazorla Segura y las Villas, Las Marismas del Odiel, Sierra Nevada, Sierra de las Nieves, Cabo de Gata-Nijar, el Intercontinental del Mediterráneo Andalucía –­ Marruecos y, por supuesto, Doñana, la tercera de mayor extensión.